Tenemos una confesión que hacer: nos hemos quedado con las cartas de los Reyes. Durante varios días, hemos leído un montón de correspondencia privada. Hemos abierto un montón de misivas que no nos iban destinadas. Lo hemos hecho con total impunidad y más curiosidad aún. Ha sido nuestro regalo. Ahora sabemos qué es lo que piden los niños a los Reyes Magos de Oriente. Y os lo vamos a contar…

El Nadalàctic nos ha permitido acceder a todos esos sueños. La primera Feria del Juego y la Creatividad de Gràcia dio la oportunidad a parte del equipo de Handmade Press de convertirse en paje real de sus Majestades. Los comisarios del Nadalàctic, Button Maker BCN y CoMeet BCN, nos pidieron ayuda para llevar la comunicación de un evento que se llevó a cabo durante más de quince días en la Plaça del Sol. Divulgar el programa diario de actividades lúdicas y creativas en pleno corazón de uno de los barrios más activos de la ciudad de Barcelona fue todo un reto. Creamos estrategias, posteamos en Facebook, tuiteamos, creamos newsletter, redactamos notas y dosieres de prensa… analizamos resultados. Y, lo más importante, vivimos la ilusión de las Navidades a través de los deseos de los niños y la ilusión de los impulsores y, además amigos, del Nadalàctic.

Pero seguramente os estáis preguntando qué piden los niños. Hemos recogido tantas cartas que hemos necesitado varios días para leerlas… para descifrarlas en muchos casos. Algunos sobres contienen dibujos, trazos, docenas de adhesivos, impresiones hechas con sellos de goma… muchos atesoran verdaderas cartas. Como la de Antón, que hasta apunta en el remite su código postal. Otra niña deja constancia de que la noche del 5 estará en Igualada. Lo que haga falta para orientar a los de Oriente en su entrega. Algunos niños escriben en nombre de sus familiares más cercanos, como Aina que ha tenido una hermanita que se llama Emma. Los padres no se quedan atrás. Por pedir que no quede.

CARTAS REYES MAGOS NADALÀCTIC

Algunas listas son interminables, otras mucho más humildes. Ellos, como los mayores, son así. Dos chiquillos que han ido cada día a la feria, Abril y Leo, piden un parchís para la una y un puzzle para el otro. No se olvidan del “per favor” y añaden con perfecta ortografía “como ja tenim molts regals, si no podeu no passa res però ens faria molta il.lusió”. Celia escribe perfectamente “Smart Watch” pero se colapsa con los “sapatos de rueda”. Los “tragerais” también provocan problemas y los juguetes se convierten a menudo en “gujetes o “gugetes” y una de nuestras preferidas resulta ser “una motu taladrigida”… Y seguimos leyendo asombrándonos por el niño que quiere una colección de minerales y los nombra todos, uno a uno. Hasta nos preguntamos ¿qué es eso de un Rayo McQueen? Y, ¿un Bumblebee?… ¿La bebé que llora tiene nombre? ¿en qué CAP encontramos a la famosa Doctora? Y, sobre todo, ¿para qué querrá Linus un dron? 

cartas reyes magos Nadalàctic

Algunos sobres contienen el papel de cartas de los grandes almacenes que intentan apropiarse de la Navidad en exclusiva, como si los pequeños comerciantes no hiciesen nada por apoyar estas fiestas. Ellos han ayudado al Nadalàctic aportando un montón de obsequios para el gran sorteo. Otros sobres contienen collages de recortes de catálogos de juguetes. Así, la imaginación y las ganas superan incluso el obstáculo de no saber escribir. Muchos comienzan la carta presentándose y asegurando que se han portado bien. Para nosotras, no es lo más importante. Estamos convencidas de que para los Reyes tampoco. Lo sabemos de primera mano.

cartas reyes Nadalàctic

Maia pide un regalo sorpresa, esperamos que te lo hayan traído. Solo con verla, con ver a todos esos niños que desfilaron por los talleres de Nadalàctic, Esther no podía evitar sonreírse bajo el maquillaje de purpurina. Como paje oficial, echaron sus cartas al saco, soplaron, le preguntaron a qué rey servía, se interesaron por si conocía a algunos de los carteros reales… Esther, alias Jasmina, compartió durante una tarde y una mañana tantas confidencias que aún se ilumina, ya sin purpurina, al hablar de toda esa ilusión, de algunas dudas de los mayores pero, en todos los casos, del brillo en los ojos de todos ellos. 

Días después del 6 de enero, seguimos descifrando cartas. Muchos de los deseos se habrán cumplido, otros tendrán que esperar o habrán sido sustituidos por detalles más accesibles, educativos o realistas. En estos casos, no se admiten reclamaciones ni falta que hacen. Esos niños se habrán asombrado al encontrar un regalo al lado de su zapato. Ellos se quedan con la emoción, lo recordamos aunque hayan pasado unos cuantos años desde nuestras navidades de gujetes, gujetes. Los Reyes seguro que disfrutaron de un pequeño tentempié, aconsejados por el paje de la Plaça del Sol. Como ya sabéis que somos de cartas, postales y memorabilia, nosotras guardaremos las cartas como recuerdo. Y nos quedamos con ganas de volver a llenar la saca el año que viene. No hay nada comparable a la comunicación hecha a mano, al boca oreja, a cerrar los ojos y pedir con fuerza un deseo. Los sueños se cumplen. Lo hemos comprobado cada día en el Nadalàctic.

¡A compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+share on TumblrEmail to someonePin on Pinterest

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *