Para los que nos dedicamos a la comunicación, la mejor forma de desconectar es dejar las pantallas a un lado y disfrutar de buena compañía. Aunque sea un tópico, funciona. Ha funcionado siempre, igual que eso antes llamábamos manualidades. Lo volvimos a comprobar en la última edición de la feria Creativa Barcelona.

 

Cartel Creativa Barcelona - Creativa Barcelona, los manitas son los nuevos crafties

Las manualidades se han convertido en DIY. Los apaños y arreglos caseros ha pasado a ser una bricomanía. Después del reciclaje, llegó el upcycling y, más tarde, el refashion como práctica habitual. Para pintar, utilizamos spray. Creamos álbumes de fotos con scrap. Hemos vuelto a escribir tarjetas con nuestra mejor caligrafía a base de monográficos. Y nos encanta tejer, aunque utilicemos lanas de nuevas fibras.

Creativa Barcelona

Por muchos nombres o materiales nuevos que usemos, sea cual sea el pasatiempo del momento, seguimos haciendo cosas con las manos como antes. Nuestras abuelas se hacían la ropa ellas mismas, le daban la vuelta al abrigo viejo, reciclaban botones, retales y actualizaban prendas pasadas de moda. Refashion, total. Nuestros abuelos tallaban pequeños objetos de madera, algunos incluso tenían huertos, antes de que popularizase la palabra ecología, y nunca olvidaban dar una capa de barniz a los muebles en verano. Las tarjetas de Navidad y cumpleaños tampoco podían faltar y siempre llegaban a tiempo.

Creativa Barcelona

Con el paso de los años, lo que eran tareas domésticas, parte de la cultura del ahorro, se volvieron hobbies en nuestras horas libres. Hoy día parece que vamos aún más allá: nuestras aficiones nos definen. Somos crafties y practicamos el handmade. La creatividad también se ha convertido en un estilo de vida. Incluso existen teorías sobre los beneficios terapéuticos que nos aporta.

Creativa Barcelona

Todo evoluciona para que nada cambie. Eso es lo que volvimos a ver en Creativa, que ha llegado a su edición número 10. Quizá la característica diferencial de esta feria sea reunir visitantes con una franja de edad muy amplia. En la Farga, vimos a esas personas muy diferentes con sus bolsas de materiales a cuestas pensando en su próximo proyecto.

Además, coincidimos con algunos clientes de esos que se han convertido en amigos o ambos que han llegado a ser clientes. Allí, exponían sus obras, daban talleres, tejían en grupo o “desvirtualizaban”, que es cómo le decimos ahora a ponerse cara fuera de las redes. Antes y ahora, seas manitas o crafty, hagas manualidades o practiques el handmade, compartir proyectos es algo que siempre funciona. Comprobado.

¡A compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+share on TumblrEmail to someonePin on Pinterest
Tagged on:                         

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *