Una jornada alternativa al programa del BCNegra

BCNegra 2017

Connolly nos visitó el pasado viernes, Indridason y Lehane llegan también con el frío a BCNegra. Para caldear el ambiente, proponemos un programa alternativo. Nos gustaría que estuvieran también los ausentes, los que ya no están, los que no vendrán y los que deseamos conocer.

Nuestro festival negrocriminal abriría con una mesa redonda muy concurrida. Jussi Adler-Olsen y su Departamento Q y Sophie Henaff y la brigada de Anne Capestan, al completo, debatirían sobre cómo hacer oficinas más cálidas. Improvisarían rehabilitaciones desesperadas sin perder el ánimo ante los recortes de presupuestos y los Recursos Inhumanos. Como moderador, “en persona, personalmente”, Agatino Catarella, el asistente de Paco Camarasa en la sombra y en la contabilidad extracontable, para organizar las agendas de tan ilustres invitados.

Catarella invitaría a Barcelona a la familia Malaussène en toda su extensión (incluidos los vejetes del barrio de Belleville) y a cargo del Ayuntamiento, claro. Ante la plena ocupación de hoteles en la ciudad, Benjamin y los suyos se instalarían, motu propio y sin autorización alguna, en el Ateneu Barcelonès hasta el 4 de febrero. Seguro que Márkaris se apuntaría a la fiesta. Pediría pasajes extra para Kostas Jaritos y su amigo Lambros. Saben mucho de crisis y son imprescindibles para organizar a refugiados, pensionistas y ancianos en apuros. El comisario Méndez llegaría tarde, pero llegaría. Cruzaría La Rambla arrastrando libros y pies para instalarse en la barra del bar, a modo de vacaciones pagadas por el Imserso. Tampoco les faltaría el apoyo callado de Milo Malart, desde lejos, en la distancia y sin invitación. No sabemos qué dirían Danny Coughlin y sus compañeros de Boston, pero seguro que los mandamases de los Mossos se mantendrían más que ocupados con la clase magistral.

Para encargarse de la intendencia, Catarella pediría permiso a Montalbano para llevarse a Adelina. Extendería la invitación a los selectos cocineros que llenan los estómagos de nuestros ilustres detectives y alimentan nuestra gula. Autores anónimos de sospechosas albóndigas, butifarras con secas, hamburguesas, cocina de batalla acompañada de cañas bien tiradas y rones añejos. Como ya no tenemos a Biscuter, en lugar de resucitarlo, proponemos a Planeta y a los herederos de Vázquez Montaban, que piensen en algún aspirante a Master Chef en ciernes, de aquellos que aún consideran el mercado su templo. Le podrían dar bula y un bono para comprar productos frescos en la Boqueria. Daría más juego que “El león come gamba”, tendríamos a la tribu contenta y un bestseller por Sant Jordi. Tres al precio de uno.

Con los estómagos llenos, ya se podrían encarar las tardes de otra manera. Algunos dejarían colgados a los ponentes de BCNegra para irse tomar café al bistrot de Olivier y Gabri en Three Pines al calor de la chimenea y los poemas surrealistas de Ruth Zardo. Los aficionados a las teleseries, verían “Narcos” en sus tabletas. Nosotras preferimos leer las historias de Adán Barrera o América de Ellroy, en papel y a sangre fría. A los reflexivos, les proponemos un paseo con Adamberg, Brunetti, Montalbano o Gamache, a elegir. Serían lentos y parsimoniosos y no habría límites. Podrían caminar hasta encontrar la nube perfecta, la piedra para sentar sus posaderas, el callejón adecuado o un camino en el bosque para detenerse y descansar. Tranquilos, Catarella estaría pendiente de vuestras llamadas. Retancourt y la Señorita Electra os cubrirían. No tenemos ninguna prisa en volver a Toronto. Para los que gustan de rutinas, un carajillo bien cargado en cualquier bar de los de siempre, descubrirlo quizá sea la aventura, un paseo por La Rambla o un viaje en transporte público, como La chica del tren. En invierno no sufrirán tanto el agobio de los turistas, sólo los retrasos de Cercanías. En casos así, nunca sabes cómo acabará la historia.

Para terminar el día bien arropado, lo mejor es seguir con un buen libro y mucha Sangre en los estantes. Historias de ángeles caídos en Maine, de rituales iniciáticos en la Isla de Lewis y Harris o aventuras en el archipiélago de las islas Charlotte, de huidas a México, de paseos por los bosques de Mongolia y el casco viejo de Vitoria, de reflexiones regadas con alcohol y un poco de jazz en Oslo o Vigo, de partidos de fútbol del London City, de cruceros por el Mediterráneo o deambulares por esa Barcelona desaparecida, que sólo existe en la literatura. Para sueños, novelas. Al despertar y afrontar una nueva jornada, mejor no mirarse al espejo y darse un baño de agua fría en la playa de La Barceloneta, de Vigatà, en las calas de Il Carso o en las aguas heladas del Báltico. Ya sabéis, por aquello de la crisis energética. Aquí seguimos, imaginando al menos.

Chicas que sueñan en color

Hace unos días, fuimos a la presentación del libro Chicas de papel para colorear de Verónica Maraver en La galería de Casa Sagnier. Algunos ya venían con su ejemplar bajo el brazo, otros íbamos a recogerlo. Pero el objetivo común era celebrar el éxito del libro, que ya va por su 2ª edición. Este es un pequeño gran proyecto de esos que tanto nos gustan, hecho a más de cuatro manos, que hemos visto nacer y crecer poco a poco.

Coloreada popular - Chicas de papel para colorear de Verónica Maraver - Chicas que sueñan en color - Handmade Press

No quisimos perdernos la coloreada popular. Durante una hora, gente de edades muy variadas nos dedicamos a llenar de color las ilustraciones de Verónica. Mientras los dibujos se iluminaban, fueron llegando amigas del mundo del handmade como Carla de Carlalluna Designs, Patricia de Divanitas o Roser de Monita Salero. Entre trazo y trazo, nos pusimos al día sobre proyectos y futuras ferias. Fue un respiro perfecto para todas después de una semana de trabajo intenso.

Coloreada popular - Chicas de papel para colorear de Verónica Maraver - Chicas que sueñan en color - Handmade Press

El vídeo sorpresa de CulBuks puso la nota de color a la presentación. Por fin pudimos ver a Guiomar con quien habíamos hablado por teléfono para compartir proyectos. La piscóloga Ana María Nuñez Rubines nos contó los (muchos) beneficios terapéuticos del color. Aunque, a decir verdad, pudieron más la impaciencia por llevarnos una lámina coloreada firmada por Verónica que el efecto relajante. Incluso continuamos con lápices en de colores en acción mientras Verónica nos explicaba las historias que se esconden detrás del libro. La suya es una historia de complicidades y de encuentros fortuitos, unidos a la solidaridad y a ganas de dar el salto, como sus Chicas de papel.

Coloreada popular - Chicas de papel para colorear de Verónica Maraver - Chicas que sueñan en color - Handmade Press

Nos encanta que por fin algo tan lúdico como el pinta y colorea sea una afición reconocida entre el público adulto. Verónica y CulBuks han aportado un bonito grano de arena a un sector editorial algo conservador en tiempos de incertidumbre. Nosotras lo tenemos claro desde la primera vez que Verónica nos habló de su proyecto, entonces casi un sueño: Chicas de papel para colorear va a ser el primer volumen de una larga colección y el pasado viernes fue la primera de muchas tardes para dar luz a nuevas ideas y proyectos.

Todos los prefieren pelirrojos

Los pelirrojos se rebelan. Lo confirman el artículo de SModa y el éxito de la revista MC1R. Además, son tendencia. Solo hay que ver al primer novio imaginario de Riley en “Del revés”. En realidad, siempre han estado ahí marcando la diferencia: pecosa, pecosa, coreábamos a una niña del colegio solo porque nos parecía diferente. Si echamos la vista atrás, no estaba sola. Muchos de los héroes inventados eran y siguen siendo pelirrojos.

Si pensamos en pelirrojos, una de las primeras imágenes que nos viene a la mente son las trenzas de Pippi Långstrump. El personaje creado por Astrid Lindgren quizá ya peina canas, ha pasado los 70. Pero la Calzaslargas siempre será  la niña más fuerte del mundo, rebelde e imaginativa. Es hija de un pirata y vive sola con su caballo y su mono en Villa Kunterbunt. Como sus fans incondicionales, nos imaginamos paseando por la réplica de su casa en el museo Junibacken de Estocolmo.

Sus aventuras publicadas en un solo volumen por Blackie Books

Sus aventuras publicadas por Blackie Books

No muy lejos de allí, en la ciudad finlandesa de Tempere está el Museo del Valle de Los Moomin. Allí se pueden ver algunas de las ilustraciones originales de Tove Jansson. Entre ellas, se encuentra la iracunda de pelo rojo Little My. Esta fiericilla indomable, que todavía da mucha guerra en Pinterest, no tiene pelos en la lengua. Como Pippi, el personaje de Tove Jansson también vive sin la supervisión de adultos de travesura en travesura.

Pegatinas de Little My en  moomin.com

Little My en moomin.com

Algo más dócil y también más joven es Teo. El pelirrojo barcelonés se pasea desde 1977 en todo tipo de transportes y a lugares muy variados. Cerca ya de la cuarentena y tras un lifting en 1996, el chico del peto permanente ha dado la vuelta al mundo con sus libros.

Para conocer mejor a Teo, consultar teo.es

Teo tiene su propia web: teo.es

Otro viajero, aunque le dobla la edad, es Tintín. Nacido de padre belga en un periodo histórico convulso, se ha cuestionado tanto su ideología como su orientación sexual. Nuestra mayor duda es el color de su cabello, que cambia según el volumen. Los pelirrojos lo tienen claro y lo suman al club. La siguiente mayor incógnita sería: ¿por qué si es periodista nunca ha escrito nada?

Imagen de  Lorne Campbell - Guzelian de Tintín en el Congo

Imagen de Lorne Campbell – Guzelian de Tintín en el Congo

Algo menos nómada es Wilma, instalada en nuestras pantallas desde el lejano 1966. Se ocupa de sus labores con unos electrodomésticos antediluvianos. La cháchara con su vecina Betty es una de sus aficiones mientras espera que el prehistórico de su marido llegue de la cantera sin llaves. La pequeña Pebbles ha heredado el tono rojizo de la señora Picapiedra.

Si Pedro Picapiedra hubiera visto actuar a Jessica Rabbit en el Club Tinta y Pintura, seguro que hubiera soltado un “Yabba Dabba Dooooooo”. Probablemente, la mujer de Roger Rabbit se hubiera reído ante semejante paleto de la Edad de Piedra.

 Jessica Rabbit en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Jessica Rabbit en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Una versión más cercana a la ama de casa que a la femme fatale es Maude Flanders. Esta devota, culta y pilar de su comunidad fue la fantasía de Homer Simpson por un tiempo. ¿Sería por el color de su cabello? Sea como fuere, falleció en accidente para desconsuelo de Ned, el vecinillo.

Los Weasley tampoco dejan indiferentes a nadie. Esta familia de pelirrojos vive en La Madriguera. A pesar de estar muy mal vistos por los magos tradicionalistas por considerarlos “traidores de la sangre”, los hermanos Weasley fueron aceptados en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Ron es el mejor amigo de Harry Potter y el encargado de enseñarle a jugar al quidditch y al ajedrez mágico. Una buena forma de acabar con las supersticiones.

En el universo Disney tampoco faltan los héroes de roja cabellera. La prolija factoría cuenta en sus filas con personajes como Peter Pan, Ariel, Mérida o Hércules. Quizá nos olvidemos alguno, pero no parecen demasiado para los creadores de princesas en producción constante desde 1923.

Con Disney a favor o no, los pelirrojos están hoy más en auge que nunca. Pero cualquier diferencia, aunque se trate de un simple cabello, puede encontrar detractores. Jep Cabestany, a través del programa “La competència” de Rac1, hace gala de ello. Desde las ondas, proclaman su manía a los “petirrojos” sin que se les mueva un pelo.

 

Todos los prefieren pelirrojos | Tuit de Jep Cabestany, La competència RAC1 | Handmade Press

La sombra de Watson es alargada

Han corrido ríos de tinta desde la publicación de las primeras aventuras de Sherlock Holmes [Sir Arthur Conan Doyle, 1887], pero la sombra de Watson es alargada. Los personajes secundarios de las novelas policiales cada vez son más redondos y complejos. Los segundos, compañeros y cómplices de aventuras y fatigas, terminan por convertirse en coprotagonistas. No siempre son colegas de trabajo. A veces son amigos, jefes o familiares los que terminan por ser confidentes y sostén de estos sabuesos en busca de la verdad.

Tal vez “Elemental, querido Watson” es la frase que mejor describe la compleja relación entre Holmes y Watson, aunque Conan Doyle nunca la escribiera. El detective más famoso de la literatura no existiría si Watson no le hubiera dado voz. Admitámoslo, es el contrapunto perfecto. Humaniza a ese sociópata, pedante y misántropo al que tanto admiramos.

Archie Goodwin va un paso más allá. Es la voz y los ojos del detective Nero Wolfe [Rex Stout, 1934]. Es su huésped desde hace 10 años, además de secretario, guardaespaldas, administrador y ayudante. La razón es que Wolfe no quiere salir de casa. No padece agorafobia, simplemente odia que las cosas se muevan, para eso ya está Archie. Él se dedica a cuidar de sus orquídeas, a comer, a beber 6 litros de cerveza al día y a reflexionar con los ojos cerrados con sus 140 kilos de peso en el mullido sillón de su despacho.

Sombra de Watson. Nero Wolfe y Archie Goodwin  Rex Stout- Handmade Press

Biscuter es otro secretario muy apañado. A diferencia del guaperas de Archie, es feo como un pecado, vive y cocina en un cuartito de la oficina de Pepe Carvalho [Manuel Vázquez Montalbán, 1972]. Pepe lo rescató de la cárcel y, desde entonces, es su fiel compañero, ayudante y aprendiz de chef. Al final de la serie, termina recorriendo el mundo entero en pos de recetas que hagan feliz a un cada vez más deprimido Carvalho.

El inspector Danglard de la Brigada Criminal de París también vela por el comisario Adamsberg [Fred Vargas, 1986] y su hijo. Adrien es calvo como Biscuter, pero tiene un cuerpo grandote y blando y una mente prodigiosa. Este sabio aficionado al vino blanco es tan racional que es incapaz de comprender al poético y seductor Adamsberg. Aunque le exasperan sus métodos intuitivos, cuida de su “familia” como si se tratara de su gran prole. No puede evitarlo.

Algo parecido le sucede al apuesto casero octogenario de Kinsey Millhone [Sue Grafton, 1982]. Cuando la detective llega a casa, Henry siempre está dispuesto a escuchar y a poner orden a sus casos frente a una buena copa de vino mientras prepara la cena. Sino, siempre pueden ir al bar de la esquina a degustar uno de los platos húngaros e indigestos de Rosie o acudir a alguno de sus hermanos nonagenarios.

Si de comidas indigestas se trata, las que prepara Josefina “Jose”, la mamá de “El flaco”, son un milagro para la precariedad de La Habana. Pero también un aliciente y el mayor refugio del teniente investigador Mario Conde [Leonardo Padura, 1991]. El Conde siempre termina en casa de Carlos, bebiendo y recordando sus épocas de juventud cuando quería ser escritor y su amigo no iba en silla de ruedas. Las obsesiones y los casos se aparcan o se resuelven mejor entre amigos.

Para amistad y complicidad la de Zisis, comunista encarcelado y torturado durante la dictadura, y el comisario Jaritos [Petros Márkaris, 2000]. Cuando ya no hay más pistas que seguir o su vida familiar sufre algún altibajo, Kostas siempre acude a ver a su amigo en busca de consuelo, contactos y complicidad. A medida que avanza la serie, y con ella la crisis y los recortes, Zisis se vuelve tan imprescindible como su diccionario Dimitrakos.

PETROS MARKARIS - LIQUIDACIÓN FINAL - SERIE KOSTAS JARITOS - A LA SOMBRA DE WATSON - HANDMADE PRESS

Aunque si de fidelidad y amistad a prueba de balas se trata, no podemos olvidar a Angel y a Louis. Un asesino a sueldo y un ladrón retirado siempre dispuestos a cubrir las espaldas de su amigo Charlie Parker [John Connolly, 1999]. Su humor, su indumentaria y discusiones de pareja son la sal y pimienta que aliña los casos dantescos del oscuro detective.

Si no fueran personajes de ficción, en algún momento habría que organizar un encuentro en un reservado del club de golf Merion con Win, Windsor Horne Lockwood III, el socio y amigo de Myron Bolitar [Harlan Coben, 1995]. Un sociópata donde los haya, tan misterioso y poderoso como su imperio financiero.

Tal vez los datos de Win se hayan cruzado en el camino de Wasp, el pseudónimo de Lisbeth Salander en la red, una de los mejores hackers de Suecia. Pese a sufrir del síndrome de Asperger, Salander es cómplice y amiga del periodista de investigación Mikael Blomkvist de la revista Millennium [Stieg Larsson, 2005].

Sombra de Watson. Sylvain Runberg  Handmade Press

A la signorina Electra no le vendrían mal unas clases de Salander. Aunque nunca se sabe, igual ya se conocen. La secretaria del vicequestore Patta tiene contactos secretos que incluso el comisario Brunetti [Dona Leon, 1992] desconoce. Lo importante es la complicidad, no perder la elegancia y ajustar el presupuesto para cambiar las flores de su mesa cada semana.

Otro personaje con grandes conocimientos informáticos es Catarella, el encargado “en persona personalmente” de la centralita de la comisaría de Vigàta. Es uno de los personajes secundarios más divertidos de la novela negra contemporánea por su forma de hablar y sus diálogos desternillantes con el comisario Montalbano [Andrea Camilleri, 1994].

Seguro que el tierno del subinspector Garzón aceptaría encantado viajar a Sicilia sólo para comer en la Trattoria de Enzo con Montalbano. Aunque Fermín es más de bocata de chorizo o tortilla y de tomarse unas cervezas con Petra Delicado [Alicia Giménez-Bartlett, 1996] en La Jarra de Oro, por aquello de matar el hambre, que con el estómago lleno se trabaja mejor, inspectora.

Cómicos, iracundos, concienciados, simples, fieles, polémicos, redondos o complejos, pero nunca elementales… A la sombra de Watson existen secundarios que, casi, nos hacen olvidar que el protagonista es otro. Suspiramos porque nunca pasen a ser principales de sus propias novelas. Nos gusta que destaquen tres pasos más atrás como lo que son: grandes coprotagonistas.

Sherlock y Watson

Viajar sin salir de casa

Para viajar no hace falta utilizar un medio de transporte. Queremos proponerte algunos destinos que no encontrarás en ninguna agencia de viaje. Así que prepárate para explorar tierras ignotas sin salir de casa. No se trata de otra oferta engañosa con descuentos imposibles. Es una invitación a desconectar de tus preocupaciones, olvidarte de las olas de calor y disfrutar del verano con algo de imaginación.

Para los aventureros: La Isla del Esqueleto

Allí se esconde uno de los tesoros más famosos de todos los tiempos. Puedes darte una vuelta, subir a la Colina del Catalejo, descubrir el corazón de las tres Cruces Rojas, tomarte un ron o un grog en la taberna, conocer a piratas, capitanes y marineros.

Aviso para navegantes: ojo con John Silver el Largo. No es de fiar. Lo reconocerás por su pata de palo.

Mapa de La isla del tesoro de  J. Hawkins & N. C. Wyeth (1911) basado en la novela homónima de Robert Louis Stevenson

Mapa de La isla del tesoro de J. Hawkins & N. C. Wyeth (1911) basado en la novela homónima de Robert Louis Stevenson

Para los viajeros del tiempo: La Tierra Media

Forma parte del continente de Arda, el planeta Tierra en un pasado muy remoto. Allí habitan los ainur, los elfos, los hobbits, los ents, los enanos, algunos hombres, los orcos, los trolls y otros seres mitológicos como El Señor de los Anillos.

Es un recorrido de larga duración. Recomendamos dejarse acompañar de un mago o de un aguerrido caballero para sortear los peligros.

Mapa de la Tierra Media de Daniel Reeve, basado en El Señor de los Anillos  de J.R.R. Tolkien (1954)

Mapa de la Tierra Media de Daniel Reeve, basado en El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien (1954)

Para los despistados: Laputa y Balnibarbi

Laputa es la capital flotante de Balnibarbi. Tiene una base de diamante, con un gran imán que la mantiene cerca de la tierra. A sus habitantes les encantan la música, la astronomía y las matemáticas, pero son muy olvidadizos. Desde allí, puedes acercarte a Lagado y visitar la Gran Academia de Proyectistas, donde se reúnen sabios de todas las profesiones y hacen grandes experimentos con pepinos. Si eres despistado, éste es tu destino ideal para estas vacaciones. Los golpeadores ya se encargarán de avisarte de cuándo hablar y cuándo escuchar.

Mapa de Laputa y Balnibarbi. Original de Hermann Moll para Los viajes de Gulliver (1726) de Jonathan Swift.

Mapa de Laputa y Balnibarbi de Hermann Moll para Los viajes de Gulliver (1726) de Jonathan Swift

Para los aficionados a la magia: Terramar

Es un reino mágico muy frecuentado por magos en busca de su sombra. Si te diriges allí, deberás luchar contra tus propios miedos y fantasmas. Procura no acercarte a los dragones ni a los magos oscuros. Son peligrosos. Si necesitas ayuda, acude al archimago Gavilán. Será toda una aventura interior.

Mapa de Terramar. Original de Ursula K. Le Guin

Mapa de Terramar. Original de Ursula K. Le Guin

Para los soñadores empedernidos: Utopía

Merece la pena visitar esta isla artificial. Cuesta llegar, pero una vez allí no querrás volver. No existe la propiedad privada, todas las casas tienen huerto y nunca falta trabajo. Eliges tu oficio, según tus aficiones y aptitudes. Además, cada dos años puedes mudarte del campo a la ciudad y viceversa. Te recomendamos que visites estas tierras de la mano del explorador Raphael Hythloday. Así seguro que no te pierdes nada.

Mapa de Abraham Ortelius (ca. 1595) basado en Utopía Tomas Moro (1516)

Mapa de Abraham Ortelius (ca. 1595) basado en Utopía Tomas Moro (1516)

Para los amantes del mar: travesía a bordo del Pequod

Te proponemos una auténtica experiencia marinera a bordo de este barco pesquero. Dirigido por el Capitán Ahab, uno de los lobos de mar más veteranos del mundo, zarparás de Nantucket (Massachussets) y cruzarás los océanos Atlántico, Índico y Pacífico con rumbo desconocido. Olvídate de las escalas y de las opíparas cenas de “Vacaciones en el mar”. Asegúrate de encontrar una ballena blanca antes de que sea demasiado tarde. Entre la tripulación hay un caníbal.

Mapa de la travesía del Pequod Harris-Seybold Company of Cleveland (1952). Basado en  la novela Moby Dick de Herman Melville.

Mapa de la travesía del Pequod Harris-Seybold Company of Cleveland (1952). Basado en la novela Moby Dick de Herman Melville

Esperamos que encuentres tu destino y que los mapas descargables te sirvan de guía. Nosotras ya estamos vagando por rincones literarios.

Para dar buena imagen, aprende de tus horrores

Cada vez más, escribimos rápido y desde diferentes dispositivos: ordenadores, tablets, móviles. Echamos la culpa al maldito autocorrector o a ese autocompletar que va a su boca, bota, bola. Esta claro que nadie se salva de cometer horrores al enviar un whatsapp, un mail, escribir un post. Pero, ¿qué imagen estamos dando? Y, sobre todo, ¿qué imagen queremos dar?

Una vez escrito, enviado, publicado, intentamos corregir. Lo vemos con nuestros propios ojos justo al apretar la tecla de enviar o al entrar en ese post que creíamos megarrevisado. A veces, nos avisa alguien delicadamente. Entonces, buscas una disculpa graciosa en un caso o corriges inmediatamente en el otro. Sin embargo, muchas veces los horrores quedan ahí, negro sobre blanco. En las redes sociales, vemos cada día más y más erratas.

HANDMADE PRESS -- APRENDE DE TUS HORRORES

Están en los posts de los blogs más visitados, en los newsletter mejor diseñados, en las redes sociales más de moda. Algunos son errores ortográficos de Primaria, que tumbarían un informe Pisa o merecerían tener un lugar de honor en La antología del disparate. Otros son modismos y expresiones que ya se han convertido en un idiolecto propio, como el instagrano. No sabemos de dónde han salido, pero están en todas partes. Cada día, leemos más tí (así acentuado) y muchos más “es bien” o “eres amor”. Cada día, nos duelen más los ojos.

No es cuestión de ser puristas. Se trata de intentar escribir bien. Parafraseando un anuncio en Facebook en busca de redactor: “No tiene que ser joven ni dinámico. Tiene que saber escribir.” Eso sí que es expresarse con estilo. ¡Viva la economía de medios! No hace falta ser mayor o carecer de iniciativa para ser capaz de redactar un buen texto. Tampoco se trata de ser alarmistas ni de señalar con el dedo a nadie. Quizás, además de reinvindicar el slowlife, podríamos empezar a practicar el pensar mientras escribimos, poquito a poquito.

Con los medios que tenemos a nuestro alcance, vamos a apostar por la formación continua. Sólo hace falta leer mucho, tomarse un tiempo antes de escribir, programar… Si tenemos dudas, siempre podemos consultar los diccionarios online, usar correctores de idioma, consultar a un traductor o contratar los servicios de un buen copy… Ya lo sabes, para eso estamos. Aunque, sin duda, lo más importante es releer las entradas antes de publicarlas y, sobre todo, aprender de nuestros horrores. Una buena imágen nunca será buena si no es imagen. Continuará…

También corregimos textos-- Handmade Press copywrtiting

 

 

Sant Jordi. Los libreros recomiendan

Mañana celebraremos Sant Jordi y Barcelona se llenará de libros y rosas. Hace días que se publican listas de novedades y recomendaciones editoriales. Ya se han abierto las apuestas sobre cuál será el libro más vendido, quién firmará más ejemplares… La maquinaria del marketing de los grandes grupos está en marcha y las cadenas de librerías tienen las mesas preparadas. Todo está a punto para el gran día.

En Handmade Press preferimos el trabajo de hormiga de los pequeños comercios. Quizá porque nuestra agencia también es así. Su labor requiere de cuidado y tesón. El oficio, la especialización y el boca oreja son la base de proyectos muy personales. Hemos acudido a las librerías independientes y hemos preguntado a los libreros cuáles son sus libros favoritos. ¿Quiénes mejor que ellos para recomendarnos libros para Sant Jordi? Estas son sus propuestas.

Monument al llibre o saltamartí. Poema visual de Joan Brossa

Monument al llibre o saltamartí. Poema visual de Joan Brossa

Abracadabra 
Librería especializada en libros multilingües infantiles y juveniles.

Ricardo nos recomienda:

Mar, André Letria y Ricardo Henriques (Ediciones Ekaré, 2015).

La zanahoria (cas) | La pastanaga (cat), Laia Domènech (Milrazones, 2015).

Los cinco desastres, Beatrice Alemagna (A buen paso, 2014).

Llibreria Documenta
Librería especializada en literatura, arte y ciencias humanas.

Eric, el aprendiz de librero: “¿Libros favoritos? Supongo que la respuesta es con tendencia al infinito. Pero, para simplificarlo, os paso nuestro canal de YouTube, donde cada dos semanas comentamos un libro que nos ha gustado a los dos”.

La Parada Llibres 
Librería online (antes en el Mercat de l’Albaceria Central de Gràcia) especializada en álbum ilustrado infantil y de adulto, libros singulares e ilustraciones de autor. 

Raquel nos ha mandado una lista de sus cinco libros favoritos y sus motivos:

Gastón (cas) | Gastó (cat), Kelly Dipucchio y Christian Robinson (Andana, 2015). Una historia entrañable que reivindica con humor la familia como ese espacio donde uno es querido por ser uno mismo, independientemente de razones biológicas.

Veo bichos, Consuelo Martín Esteban (Ediciones Tralarí, 2015). Un libro mágico, un póster desplegable que se puede leer de mil maneras, y una lupa roja con la que aparecen y desaparecen cosas a la vista. Viene con dos lápices que hacen que los niños puedan continuar con esa magia de dibujar cosas que sólo se ven a través de la lupa…

Tú, ¿qué quieres ser?, Imapla (Libros del Zorro Rojo, 2007). Un libro para los más pequeños, que relaciona colores y profesiones de manera divertida con agujeros para meter los dedos.

Con los dedos de una mano, Isidre Ferrer (ItsImagical, 2008). Un libro juego, que ayuda a desarrollar la creatividad de los niños, un universo de dibujos que salen sólo con las huellas de una mano y un poco de imaginación: desde una avispa hasta un león, pasando por caras, nubes, humo, elefantes…

La flauta de Demba (cas) | La flauta d’en Demba (cat), Laura Gómez (Comanegra, 2014). Una historia sencilla ambientada en África, que habla de la música y del ingenio como vías de escape de la monotonía.

La Parada en el Mercat de l'Abaceria Central de Gràcia

La Parada en el Mercat de l’Abaceria Central de Gràcia

Pequod Llibres 
Librería especializada en novela y narrativa, con libro nuevo y de segunda mano.

Nos explican: “Como sabéis, en esta casa somos de leer y digerir despacio, por lo que todas las recomendaciones son de 2014. Las prisas por devorar novedades no van mucho conmigo 🙂 ” 

Libros peligrosos, Juan Tallón (Larousse, 2014). Juan Tallón, un autor que nos va a dar muchas alegrías, nos ofrece en este ameno ensayo un recorrido literario y sentimental por sus lecturas preferidas. Bastan la mitad de sus recomendaciones para crear una biblioteca morrocotuda.

Aires nuevos, Peter Kocan (Sajalín, 2014). Esta suerte de versión australiana de El guardián entre el centeno es más oscura, más tensa y más sobrecogedora por lo mucho que tiene de autobiográfica. Nuevamente debemos agradecer a Sajalín Editores el descubrimiento de un autor del que esperamos ansiosos más noticias.

Moby Dick, Herman Melville/Gabriel Pacheco (Sexto Piso, 2014). Con nuestro nombre, cuesta resistirse a recomendar la ballena blanca; por fortuna, cada año algún aguerrido editor nos da la excusa perfecta para hacerlo. En esta ocasión es Sexto Piso, que vuelve a demostrar su buena mano para el libro ilustrado con la magnífica obra del mexicano Gabriel Pacheco.

Buscando un pájaro azul, Joseph Wechsberg (Automática, 2014). El ameno diario de a bordo de un músico europeo empleado en aquellos buques de pasaje transatlánticos de principios del siglo pasado nos proporciona una lúcida radiografía de toda una época.

Compartimos la opinión de Pere y ya tenemos ganas de leer los títulos que nos propone. Los encontraremos en la Plaça de la Vila de Gràcia junto con La Parada.

Son fechas complicadas para los libreros. Por eso, no son todos los que están, ni están todos los que son. Nuestra recomendación es que os paséis por las pequeñas librerías especializadas, cualquier día, para hablar de libros sin prisas con personas que aman la lectura y su oficio. 

Món Llibre, el País de las Maravillas

Visitamos Món Llibre para ver qué se lee en el mundo de la literatura infantil y juvenil. Es el Sant Jordi de los niños. En esta edición, el CCCB se ha convertido en el País de las Maravillas durante unos días.

Món Llibre 2015 Taller

El esfuerzo de instituciones y profesionales del sector editorial ha hecho posible la transformación de salas, auditorios, pasillos, patios y plazas en un universo donde los más pequeños leen y juegan a sus anchas.

Món Llibre es el sueño de cualquier kidult convertido en realidad. Una bola del mundo cargada de libros abre el festival. Desde allí se accede a una biblioteca de nubes; a “Colors” de Plom Gallery, la exposición de arte contemporáneo orientada a los más pequeños; a “Cuéntame un cuento”, un espacio exclusivo para los niños, donde los adultos tenemos prohibida la entrada y, para terminar, una librería al aire libre. Allí, en la Plaça dels Àngels, un dragón lector nos saluda desde las alturas… entre talleres y actividades. Por el camino, viajamos por las primeras ediciones de Alicia en el País de las Maravillas, que conviven con pantallas para acoger los cuentos en formato digital de la asociación Edita InteractivaDespués de tantos años de debate sobre el futuro del libro, miedos y amenazas del mundo digital, da gusto ver un espacio todos los mundos son posibles. La experiencia lectora se lleva aquí a otro nivel, donde lo que importa es la imaginación. 

Lástima que este castillo de naipes sólo dure un fin de semana. Suerte de escuelas, bibliotecas, librerías, ludotecas y plataformas como Canal Lector y Boolino que nos guían con sus recomendaciones y actividades cada día. Suerte de tantas madres blogueras que comparten sus experiencias lectoras a través de las redes sociales. Es el caso de #hoyleemos. Lo que empezó como un hashtag de La Gallina Pintadita se convirtió, por iniciativa de Beatriz Millán de Madrid Martina and Myself, en una cita diaria en Instagram y en un encuentro real de familias lectoras en Madrid. Este viernes, 24 de abril, celebrarán su segundo encuentro.

Segundo encuentro Hoy Leemos

Segundo encuentro Hoy Leemos

Estaremos atentas a nuevas iniciativas y próximas ediciones. Mientras tanto, esperamos que llegue Sant Jordi para ver con qué propuestas nos sorprenden los libreros.

Desayunos literarios

 

Desayuno, Heideloff, 1794. Fashion Gallery

Desayuno, Heideloff, 1794. Fashion Gallery

Nos encanta disfrutar de un buen desayuno, esa comida ligera que tomamos a primera hora del día, antes de empezar nuestra jornada laboral. Precisamente, fue durante la época de la Regencia inglesa, gracias al auge de la clase media trabajadora, que el desayuno entró a formar parte de nuestras vidas tal como lo conocemos hoy día.

Por la correspondencia de Jane Austen y el testimonio de su sobrina, sabemos que ella misma se encargaba de los preparativos de este refrigerio cada mañana. Pound cake o bizcocho de libra y tostadas acompañados de té o, en ocasiones, chocolate caliente formaban parte de su ritual matutino a las nueve de la mañana. Esta ceremonia siempre ha formado parte de sus novelas, una manera de dibujar a sus personajes, de revelar las tensiones y complicidades familiares , en contraste con el acto social por excelencia: el té. Desde entonces, los desayunos literarios forman parte de nuestra memoria colectiva.

Todos recordamos la magdalena de Proust aunque no hayamos leído Por el camino de Swann, el primer volumen de En busca del tiempo perdido. Parece mentira que una magdalena mojada en la infusión de té o de tila de la tía Leoncia los domingos por la mañana pueda haber llegado a despertar tantos recuerdos y un afán desmedido de escribir… Pero no se trata de una magdalena qualquiera. Es de una variedad muy concreta, que no se deshace al empaparse: la “petite madeleine” de Commercy. 

El “momento magdalena” fue uno de las seleccionados por Dinah Fried para convertirlo en una exquisita fotografía, junto con otros cuarenta y nueve de los platos más memorables de la literatura en su libro Fictitious Dishes

Swann’s Way. Fictitious Dishes. Dinah Fried

Swann’s Way. Fictitious Dishes. Dinah Fried

Hubiera sido divertido ver su interpretación del desayuno de Pablo Baloo Miralles, el que abre la novela de Pablo Tusset Lo mejor que le puede pasar a un cruasán. Es inevitable recordar este desayuno de bollería tan cañí cada vez que vamos al súper y vemos la margarina vegetal de oferta. Para glamour, ya tenemos el de Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany’s, una versión libre del libro de relatos homónimo de Truman Capote, en el que su protagonista, Holly Golightly, una aspirante a estrella de cine, se come un cruasán frente al escaparate de la conocida joyería cada vez que se siente deprimida.

Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany's

Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany’s

En Rayuela encontramos una versión más bohemia. Entre dos mediaslunas, la Maga empieza a contarle su vida a Horacio Oliveira en el café del Boul Mich de París. La sombra del cruasán es alargada y llega hasta Atenas, donde Kosta Jaritos no perdona su cruasán con café con leche, cada mañana al llegar a la comisaría. Aunque para desayunos negrocriminales, los del detective Pepe Carvalho. Un amante de los desayunos de tenedor, sólidos, de esos que se alejan de la definición tradicional  de “comida ligera” para acercarse peligrosamente a la del almuerzo, que con tanto esmero le prepara el abnegado Biscuter.

Prepárame algo para desayunar. ¿Le recaliento las crepes de pies de cerdo y allioli que sobraron de ayer? Prefiero un bocadillo de pescado frito, frío, con pimiento y berenjena. El pan, con tomate.

Manuel Vázquez Montalbán. La Rosa de Alejandría (1983)

 

El conejo de Pascua y otras leyendas urbanas

El próximo domingo, el conejo de Pascua dejará huevos de colores en todas las casas. Una leyenda que viene de antiguo y cada cultura ha adaptado a su manera. Por eso, al llegar la primavera, parece que vivamos sumergidos en un cuento de Beatrix Potter.

Peter Rabbit de Beatrix Potter

Peter Rabbit [Perico] de Beatrix Potter

Peter Rabbit [Perico] no es el único conejo que puebla el imaginario infantil. Hay una plaga que ha ido mutando con el tiempo desde las fábulas de Esopo hasta nuestros días. Este año dos conejos celebran su cumpleaños: El Conejo blanco de Alicia en el país de las maravillas cumple 150 años y Miffy, sesenta. Seguro que acudirán a su fiesta Bugs Bunny, Tambor, Roger Rabbit, Bean el conejo y otros de su especie. 

Invitación al 60 cumpleaños de Miffy

Invitación al 60 cumpleaños de Miffy

El glamour lo pondrá el conejito Playboy porque comparten recuerdos de infancia. Una de las revistas infantiles más populares de Estados Unidos de las décadas 1930-1960, ‘Children’s Activities’, tenía como protagonista a un conejo con pajarita que animaba a los lectores a participar. Hugh Hefner fue el director de suscripciones de esta publicación antes de fundar la mítica Playboy. Dicen que se inspiró en el conejito para crear el logo diseñado por Art Paul: un conejo playboy sofisticado y pillín, vestido de smoking, tomándose una copa antes de salir.

Matt Groening también se sirvió de un conejo al crear a Binky, el protagonista de las tiras cómicas “Life in Hell” [Vida en el infierno] para hablar de temas tan cotidianos como el trabajo o el amor. Se publicó durante 35 años en más de 380 periódicos. Las historietas se han recopilado en cinco libros editados en castellano por Astiberri Ediciones. La misma editorial que ha publicado la saga de los conejitos suicidas de Andy Riley. Absurdo, humor negro, cualquiera que sea la etiqueta que le pongamos, no impedirá a estos conejitos buscar su final deliberadamente, de la forma más insospechada y desternillante posible.

Robbie el conejo es otro ejemplo de humor negro, una broma macabra dentro de los  exitosos videojuegos de terror “Silent Hill”. Aparece en la tercera entrega (2003) como mascota del parque de atracciones Lakeside. Desde entonces, forma parte del atrezzo, siempre lleva la cara manchada de sangre o chocolate, a saber, y se presenta como un enigma, una amenaza para los jugadores.

Robbie The Rabbit

Robbie The Rabbit

Otros conejos que nos siguen intrigando, aunque los veamos en las redes sociales una y otra vez, no son dibujos, ni muñecos. Son las máscaras de una de las series de fotografías de Alena Beljakova. Un misterio más sin resolver, un chiste ruso o una forma de pasar el rato entre amigos, un día nublado cualquiera en San Petersburgo, y santas pascuas.

Fotografía de Alena Beljakova

Fotografía de Alena Beljakova